Los productos TTI aceleran el proceso de descubrimiento y análisis personal proporcionando una visión profunda de las conductas, motivadores y habilidades personales individuales.

La unión entre los productos TTI y el coaching, consiguen que el profesional llegue a las metas propuestas destacando rápidamente las áreas que necesitan ser desarrolladas y hallando su auténtico potencial.

Cuando una persona decide iniciar un proceso de Coaching busca un Coach capaz de ayudarle, de potenciar a su equipo o a desarrollar los objetivos y metas de su empresa. Si además, el Coach es un profesional Certificado en Comportamientos y Motivadores, será capaz de redimensionar y optimizar la experiencia del Coachee, desafiando los retos propuestos de manera más rápida y eficiente.

Por ello como Escuela de desarrollo del talento nos hemos querido diferenciar también en este aspecto ofreciendo a nuestros clientes un nivel de autoconocimiento único, profundo y altamente efectivo, uniendo variedad de dimensiones con información inédita del “blending” o interrelación entre esas dimensiones y como quedan afectadas unas por otras.

TTI Success Insights

Winston Connor, Asociado Certificado de TTI Success Insights y presidente de “Coaching Dynamics Inc”, hace que sus clientes realicen las evaluaciones de TTI que miden comportamientos y motivadores, antes de trabajar con cada individuo. “Mediante la implementación de las evaluaciones de TTI Success Insights conseguimos saber mucho más sobre ellos, y obtenemos una visión más fuerte de los puntos débiles y limitaciones de cada persona”.

La experiencia nos dice que hay 4 grandes aportaciones de valor a los coachees como consecuencia de la utilización de nuestras evaluaciones del talento:

  • Logro de una mayor autoconciencia
  • Generación de responsabilidad
  • Aceleración de la identificación del reto
  • Facilitación del plan de acción

El sistema completamente integrado de TTI Success Insights, la investigación y la validación de sus evaluaciones, proporcionan un valioso conocimiento sobre los comportamientos de una persona, cuáles afectan sus interacciones personales y las actitudes que la mantienen comprometida y satisfecha en su vida y en su trabajo.

“A lo largo de la línea de tiempo de la experiencia de coaching, frecuentemente recurrimos a la evaluación original”, añadió Connor, “eso nos aporta una base para la comprensión de quiénes son y quizás muestre dónde se encuentra el desafío o reto. Las evaluaciones también favorecen nuestra comunicación, ayudándonos a ser mejores coaches al entender a nuestros clientes: qué los impulsa, donde necesitamos poner nuestra atención y cómo podemos mejorar sus puntos fuertes”.